EL PENE DE GREGORIO.- 1ª y 2ª Parte.

Asuntos que no son de interés general ni objeto de debate... UN POCO DE TODO

Moderador: Administrador

EL PENE DE GREGORIO.- 1ª y 2ª Parte.

Notapor jeronimo » 06 Jun 2011, 00:18

EL PENE DE GREGORIO.-


Allá por la zona de influencia e influenciada de los zares, bastante antes de la guerra civil rusa, nació un individuo característico y de origen campesino sin formación académica alguna que atendía al nombre de Gregorio, en ruso Grigori el cual, entre otras cosas largas, portaba una poblada barba. Ahora, en un momento, haremos mención al mismo. La guerra entre hermanos, o sea fraticida, se produjo de 1.917 a 1.923, durante unos 6 años, mes arriba mes abajo. Bastante tuvieron, y de hecho tienen ellos como para, entonces y ahora, tanto entonces como en la actualidad con su política monetaria, recordar aquel nefasto episodio, o incluso pequeño accidente o, a más a más, incidente sin mayor importancia, procurando no volver a enfrentar dialéctica e ideológicamente de nuevo a unos contra otros, a un bando contra otro ni a nivel local, provincial, ni autonómico ni social para esconder las muchas de las vergüenzas de los mandatarios y su política e igualmente tampoco se debatió ni se debate dentro de la Duma. Los dirigentes políticos inteligentes son, en Rusia y en el resto del mundo, simplemente inteligentes, desde entonces y hasta nuestros días.

Allá por la zona de los zares, antigua URSS, o sea República, ciertos mandatarios, quizás los más extremistas aunque los menos en número, un reducidísimo grupo, pero dentro del mismo ignorantes la mayoría, se mentalizaron primero y luego llevaron hasta sus últimas consecuencias la profesión -que no carrera- de criminología que más tarde, justo en el momento de acariciar firmando el acta de diputado de la Duma y tomar el poder, fue convalidada gratuitamente por la de ciencias políticas, pero ellos, reñidos con la ciencia, los conocimientos y el estudio, se limitaron a suprimir las palabras ciencia e inteligencia y a reprimir, la última, también al resto de los administrados, quedándose únicamente con política. Algunos años más tarde, sin la ya influencia de los zares y bajo el símbolo de la hoz y el martillo, potenciaron el mismo carácter, ese tan de moda entonces y que ahora, visto lo visto, perdurará al menos otra centuria ya que al parecer es la panacea y el profiláctico a todos los males que pudieran venir del exterior, el carácter de criminología y política, y ciertamente que para ellos no estaba reñida dicha conjunción. Por la década de los 80, ya sin hoces ni martillos pero con flores de color rosa e incluso olor a rosáceas y añadiéndole una musiquilla pegadiza, también por otros lugares del planeta no muy lejanos para nosotros -muy cercanos- algún que otro dirigente copió la forma de gobernar similar a la de los comunistas soviéticos. Y es aquí donde todavía no ha sido despejada la incógnita. Normalmente la resolución de las sencillas suelen tener dos, equis e y. Los recuerdos se van diluyendo en aquellos tenebrosos días con sus sombrías noches, apagados por el paso del tiempo. ¿Dónde estabas Grigori y dónde estás?. Hagamos la pregunta en singular. ¿Dónde estaba y dónde etá?. Se escapó la ese.

Grigori Yefimovich, alias “RASPUTÍN” de joven era, así lo aseveran sus historiadores, cuatrero, o sea que choraba ganado. Mal estaba dicha acción y mal está, aunque carteras no robaba ni se la robaron, al parecer nunca estuvo cercano a los mandatarios políticos. No tenía la suficiente influencia dentro de la monarquía rusa como para poder congelar pensiones ni rebajar tanto por ciento de los sueldos de los ya de por si mal pagados funcionarios soviéticos. Atesoraba un gran poder con la oratoria, vamos que hablaba como los ángeles custodios, eso sí ateos, carisma profundo con una gran personalidad. Actor soberbio, más actor que el mejor de los actores soberbios, convincente y sabedor de esas habilidades, supo utilizarlas inteligentemente en provecho propio y de su ¿país?. Nunca tuvo estudios por lo tanto nunca pudo terminarlos, ni comenzar la carrera de químicas ni tampoco terminarla. Quizá, es un solo quizá, nunca pudo ser elegido en unas primarias por sus nulos primarios estudios para llegar el primero a la presidencia de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, para intentar cambiar el rumbo de la historia, como posteriormente en su día hizo Obama por las Usas o inclusive el “otro”, ambos en una conjunción planetaria paralela. ¿Ministra, la conjunción…copulativa? Una de sus máximas era (Wiki): Se deben cometer los pecados más atroces, porque Dios sentirá un mayor agrado al perdonar a los grandes pecadores. Otra cosa, en la actualidad y con las leyes vigentes y quienes realmente las manejan, que dichos pecados caso de haberse cometido, y todo indica que sí, puedan ser probados y juzgados. Todo se andará. Aunque, ahora, no es el momento. Pero, según escriben sus historiadores, a él nunca le gustó que lo llamaran Yefimovich ni tampoco Rasputín. Prefería ser llamado por el nombre de pila. Grigori. Y es lógico tras unas primarias sin primarias, tan primario como él era.

Para afianzar ese olvido, el olvido de la mentalización colectiva, los rusos parece que también se inventaron y apoyaron en programas televisivos de dudosa moralidad e igualmente en cadenas de radio, mediante los cuales se intentó hacer ver y escuchar al respetable que efectivamente, la sociedad iba acorde con los mismos. O invirtiendo, los mismos y en este punto no les ha de faltar razón, van en consonancia con el grado de bajeza moral e institucional que se atravesó y atraviesa, que atraviesan ellos mismos, canalizando el televidente, aparte de la anuencia de eventos deportivos puntuales-vamos Rafa- la máxima audiencia –gol de Villa para la selección-. Mentes hábiles que, lenta pero inexorablemente, han ido y van hurtando neurona a neurona, a otras no menos lúcidas pero que se doblegan con genuflexiones a los designios de las primeras –mentes- con tal de llenar caja, económica e ideológica, a pesar del consiguiente deterioro mental para el espectador medio. Planes perfectamente diseñados sin límite de tiempo –la jugada fue pensada bastante tiempo atrás y ejecutada sibilinamente con acontecimientos que embutidos en el día a día y aditamentos democráticos sistemáticos, supuestamente- hacen llevar al destinatario de las proclamas, la idea generalizada de que efectivamente, las mentes lúcidas –mandatarios- son los únicos capaces de intentar sacarnos del error y errores en los que nosotros -espectadores- estamos inmersos, pero siempre con la misma política, La culpa nunca es mía, es vuestra, del vecino del quinto, del maestro armero e incluso y sin exagerar ya que la verdad es la mía y así la proclamo en televisión, radio y cierta prensa escrita, la culpa repito, es del cabrón de la foto de la preciosa rapaz llamada Azor. Esta vez en singular. O mejor, plural. Vosotros, desdichados, vosotros solitos os habéis metido en este berenjenal. Os dejasteis llevar por ese individuo nefasto y cruel. Si vosotros descamisados –cariñosamente, que pierdo votos- os metéis en camisas de once varas por el despilfarro que habéis llevado a efecto durante el tiempo que duró la etapa anterior, por supuesto con el ínclito de la foto al frente ¿vais a pretender que la responsabilidad sea nuestra?. No, eso nunca. Vuestra primero, ya que os dejasteis llevar por el célebre y corrompido –dos sueldos, uno del estado- de la fotito en la bonita isla portuguesa, la cual tengo el gusto de conocer, con Punta Delgada al frente. Funchal es capital de la otra, Ministra, de Madeira, de Madeira hija mía, que no te enteras.

Nosotros no quisiéramos. Estamos con vosotros y eso vosotros lo sabéis. ¿Quién, a excepción de nosotros ha hecho más por vosotros?. ¿Los otros?. Todos, nosotros y vosotros, pero nunca ellos, buscamos siempre el bien común, el de la sociedad en general para -entre todos, pero con el sacrificio vuestro, patanes- llegar a cotas de bienestar que jamás esta sociedad ha conocido. Os damos lo que pedís, aunamos esfuerzos por complaceros a pesar del coste personal y electoral que para nosotros pudiera tener. ¿Queréis morbo? Morbo os damos. ¿Queréis islas paradisíacas donde dar rienda suelta a vuestras frustraciones personales y sobremanera profesionales en las cuales os metió el anterior dirigente con sus extremos colaboradores?. Ahí las tenéis. No nos juzguen por ello, al contrario, dennos las gracias. No analicen la situación actual, examinen el porqué la etapa anterior nos ha llevado a esta bancarrota, para eso estamos nosotros –para analizar-, limítense a cumplir –sufrir- las proclamas que provienen de nuestras mentes privilegiadas. Un hecho significativo ha removido las conciencias de todos nosotros recientemente. ¿Elecciones?. No. ¿Resultado de las mismas?. No. ¿Sexto título de Rolanda Garrós para Nadal? No. Mamá folklórica habló por móvil –vía satélite que queda más progre- con el pequeñín. Enternecedor. Sublime. Admirable. Insuperable documento sonoro. Lloros y sollozos conjuntamente con la sociedad. El satélite, currante nato, acostumbrado a trabajar doce y catorce horas diarias para llevar un sueldo mísero a casa, llora, y lo hace porque echa en falta a mami. Al menos mami paga. ¿Cuántos miles de satélites estamos pagando entre todos y ahora, tras el 22 del pasado mayo andan como locos añorando viejos tiempos?. Es de suponer, visto lo visto por los unos y los otros, que otros tantos miles, o más, pasen a suplir a los anteriores. Viva la gandulería. Que buenas transfusiones de sangre se hacen con la sangre de los demás.

Volvamos por un momento al año 1.917. Allá por la zona de influencia e influenciada de y por los comunistas soviéticos, en octubre de dicho año comenzó a ver la luz de una forma incipiente el Politburó. Debido a la guerra civil, 17-23, la cosita esa del Politburó quedó diluida como un azucarillo en el agua, cesando en sus funciones. Eso del cese, muy influenciado también por esta zona, y porqué no decirlo por el resto de las zonas –los tercios ya se suprimieron- es muy común aunque nunca voluntariamente. Una vez que cogió fuerza –el politburó- en tiempos del camarada Stalin, al cual también le encantaba ser llamado José en la intimidad por todos sus acólitos, al llegar a ser Secretario General del partido determinó como quedaría compuesto el Comité Central e igualmente, bajo sus designios, los componentes del Politburó, en vez de hacerse de forma contraria. Que sería que los miembros, y miembras, del Politburó eligieran a los del Comité Central. También José y los miembros del partido comunista tenían una “cierta” influencia en las decisiones que tomaban los jueces, los jueces de los tribunales superiores y para qué decir de los mismos colegas del Constitucional. ¿O todavía en esa época no había constitución en Rusia?. Es igual, por el mismo sitio se lo hubiera pasado.

Eso sí, al ser un libertador, un patriota que instauró un régimen democrático –pata él y los suyos-, autoritario eso sí, pero en momento alguno totalitario, eso se dice por ahí, nunca separó los poderes. ¿Pa qué?. Ni caso le hizo, ni caso se le hace hoy en día por estos lugares a Charles Louis de Secondat, a la sazón Montesquieu. Dichos regímenes, autoritarios pero democráticos, cuando han necesitado ayuda económica exterior, siempre se les ha brindado. Países libres como Venezuela, Cuba, Marruecos, Túnez, Libia, Yemen e incluso Egipto. ¿Por qué no se les puede subvencionar con unos miles o millones de euros, ahora y antes de que los brotes verdes salgan a relucir?. Mala memoria suelen tener los dirigentes, cuando les conviene. Mala memoria tuvieron para reconocer, tras los análisis y pruebas contundentes, los crímenes cometidos en Katyn, donde, entro otros, fueron fusilados 10.000 oficiales polacos. Pero eso es harina de otro costal. Y si procede otro día se comentará.

Allá, por la misma zona, igualmente hizo su agosto Lavrenti Paulovich Beria, Beria pa los amigos, a la postre jefe de policía y del servicio secreto ruso. Durante la 2ª guerra mundial utilizó a millones –aquí miles- de prisioneros –aquí la guerra civil había terminado- como mano de obra barata. Calculo aquí, en activo, unos 75.000. Contando todos. Durante su mandato, el servicio secreto soviético llevó a cabo el sabotaje de todo lo que pudiera ser beneficioso para el bien común –unos 75.000, contando todos y, dentro de esos todos, habría que restar unos 2.000-. Igualmente el camarada Beria, cuando los alemanes se retiraban de Rusia, al frente del servicio secretísimo, podíamos definirlo como información, allí no aquí, mandó investigar a las personas que habían colaborado con los invasores alemanes. Podríamos definirlo como la mayoría de la mayoritaria y la única –vosotros lectores, a buen entendedor con pocas palabras basta-, lo cual se traduce a deportaciones masivas –cambio de destino o te doy el que más a mi me convenga, dedazo-.. En julio del 45, los altos rangos de la policía civil soviética, fueron convertidos al sistema militar. Dejo esto a la interpretación del lector.

Conclusión: ¿ Hemos avanzado algo?.
Pregunta: ¿Hemos retrocedido?.

El pene de Gregorio para la siguiente.

Saludos.
jeronimo
Capitan
Capitan
 
Mensajes: 430
Registrado: 03 Nov 2006, 02:00

Re: EL PENE DE GREGORIO.- 1ª Parte.

Notapor depeche » 06 Jun 2011, 21:09

jero, estoy esperando ansioso tu libro, maquina, que eres un maquina.

saludos.
"Rebelarse es el más sagrado de los derechos y el deber más indispensable." Marquis de La Fayette.



"EL unico simbolo de superioridad que conozco, es la bondad"
Avatar de Usuario
depeche
Coronel
Coronel
 
Mensajes: 6264
Registrado: 21 Nov 2005, 02:00
Ubicación: en primera linea luchando contra los tiranos y sus bufones

Re: EL PENE DE GREGORIO.- 2ª Parte.

Notapor jeronimo » 17 Jun 2011, 01:51

Tatiana Semionova era abuela a pesar de su relativa juventud. Su hijo Sasha se había quedado en paro y su esposa Irina Petrova, también. La única nieta, Olga con 16 años, ya había terminado los estudios en el instituto y se disponía a entrar a la universidad. Con créditos boloñeses, eso sí. Tatiana, la abuela, tenía unas manos maravillosas, tanto para la cocina como para las manualidades. Manualidades que en su juventud llevaba a efecto con más prontitud y orden, empezando con las manos y si no podía terminar acababa el trabajo con la boca; el hilvanar el hilo en la aguja es siempre complicado; de ello podría dar cuenta su marido, que como la mayoría de los jóvenes las quería con rapidez, caso de vivir, pero tras años y años dentro de la mina había muerto hacía cuatro de silicosis. Con lo cual, la paga que recibía mes a mes a raíz del fallecimiento, quedó menguada. Muy menguada. La mujer, para paliar la falta de rublos, comenzó a fabricar en casa las famosas matriuskas rusas, muñecas huecas por dentro, que posteriormente vendía en el mercado a un precio irrisorio.

Aquella mañana la abuela acompañó andando a su nieta hasta la entrada a la universidad Lomonosov. Con la sabiduría y sapiencia de las personas mayores, esperó escondida tras una esquina durante unos minutos. Y sucedió lo que ya esperaba. Al rato Olga bajó por las escaleras con su mochila adosada a la espalda, atravesó la calle Liminenko, cruzó la plaza Molotov y se introdujo en la clínica. Iba a abortar. Al igual que otras 111.500 jóvenes durante el año anterior, y eso sin comentárselo a sus padres ni tampoco a su abuela. No era necesario con las nuevas leyes aprobadas e impuestas, y caso de enterarse los padres, conflicto psicológico al canto. Para los progenitores, claro. Y señalamiento social y vecinal hacia los padres, que son los que quedarían al final estigmatizados. La abuela tomó el camino hacia el mercado central, pero a su vez era seguida por dos individuos, cosa de la que ella no se percató. Iba pensando en hacer la compra de los principales ingredientes del menú que había visto anunciados en una receta de la primera de las televisiones estatales. Mentalmente la recordó. Seis kilos de cordero lechal, kilo y cuarto de angulas frescas de Aguinaga, una botella de vino de Oporto, medio de sesos (opcional) y medio kilo de boletus cogidos a mano en la zona de Smolenko. Para acabar el caldito, una botella de cava gran reserva Don Perignon cosecha 1.921. El resto de los ingredientes, patatas, cebolla, sal, aceite, pimienta negra, eran de cosecha propia, incluidos un par de pepinos españoles que ya tenía. Lo mejor el precio. Para cuatro personas, un euro y setenta y nueve céntimos por comensal. Por seis céntimos de euro más, un entrante consistente en creps de jamón ibérico dorado en el horno a las finas hierbas y espolvoreado con trufas del Batán, bañado todo ello con langostinos salvajes. Una pocholada de comida y a un precio asequible para el mortal de los mortales.

Le llamó la atención a la entrada del mercado la gran fila que se había formado. Unas 300 personas haciendo cola. Al final de la misma, o principio según se mire, unos señores que parecían curas, ortodoxos por supuesto, ordeñando una cabrita y ofreciendo un vaso de leche a cada uno de los indigentes que asistían al acto. Hasta que la cabra no diera más leche, cuando se acabara, los componentes de la fila se disolverían. Un fuerte retén de la policía antidisturbios velaba porque todo transcurriese con normalidad cumpliendo y haciendo cumplir la ley. Entregaban un vale y a cambio, el vasito de leche. De cabra, que es muy nutritiva. Tras ella, los dos individuos que la seguían desde su salida de casa. Más adelante, en la zona de las verduras otra cosa le llamó la atención. Una hermosa vaca suiza, swiss brown rechoncha, oronda, bien nutrida y con unas buenas ubres se relamía de gusto y no era para menos. El dueño o amo, la tenía bien cogida por la cabeza masajeando los cuernos. Más que nada para hacer juego. Un par de señores, uno vestido con polo y vaqueros con barbas y otro pequeñito con gafas y pajarita directamente lamían de la teta de la vaca. Agachados a la par, metían el morro y a chupar. Y es que hay que tener morro para chupar tanto y encima por el morro. Preguntó y la dependiente de la pescadería le contestó que eran algo así como defensores de los trabajadores soviéticos. Por cada uno que dejaba de trabajar, ellos le daban otra chupadita a la teta.

Al acabar éstos, y acabaron bien saciados, otros ocupaban su lugar, mientras la vaca continuaba derramando leche que iba a las gargantas, y bien profundas. Volvió a preguntar y le comentaron que éstos últimos trabajaban en buenas oficinas con aire acondicionado en verano y calefacción en invierno, donde se recibía dinero a espuertas y nunca financiaban nada a los trabajadores rusos. Lo que más le llamó la atención fue otros que esperaban a chupar de la teta de la vaca, a este paso antes de fin de año quedaría esquelética, aunque al parecer llevaban chupando toda su santa vida. Tenían colocada una prenda en la cabeza, una especie de gorra ancha, negra y con un rabito encima y en el centro de lo que llaman boina. Se daban besos y abrazos y se felicitaban con otros que iban con un pasamontañas en las manos. Éstos se reían de todo el mercado dando cortes de mangas. Tatiana volvió a preguntar y lo que escuchó no le gustó nada. Le dijo la vendedora de flores que eran unos hijos de la gran piiiiiiiiii (pitido). Los unos por apoyarles, los otros por asesinos venidos a demócratas y el dueño de la vaca era el tonto del carrito por dejar chupar y chupar. Aunque claro, cuando la vaca no diera para más, la sacrificaría para carne le comentó la vendedora de bacalao. No lo entendía Tatiana.

Le entregó la media docena de matriuskas que tanto trabajo le había costado elaborar a su amiga Elena que había conseguido mantener el puesto abierto dentro del mercado, mientras que miles habían cerrado por la crisis mundial, y en ese momento los dos caballeros que la habían seguido hicieron acto de presencia arrebatándola el género. La llevaron a una esquina y se identificaron. Eran dos de los 3.000 inspectores de la agencia tributaria soviética que el gobierno había creado para luchar contra el mercado negro y hacer aflorar el dinero que se pierde indebidamente sin cotizar. Ahí radica la importancia de la economía. Pobres rusos. Y sin darse cuenta. La multa fue de varios miles de rublos. Para hacerse cargo de la sanción, se acercó a los segundos que chupaban de la vaca y el representante le dijo que hipotecara su piso para poder hacer frente al pago de la multa. Vamos, ni un rublo. Triste y apenada tras hacer la compra, volvió a casa dando un rodeo por las calles adyacentes al Ayuntamiento moscovita. Varios camiones negros sin anagrama alguno, hacían cola frente al consistorio y los operarios los iban llenando con cajas y bolsas negras. Desconocía lo que llevaban dentro pero pensando en positivo y tras tantos años al frente de la casa consistorial los mismos ediles y colegas de los ediles y los asesores de los ediles y de los coleguitas de los ediles, seguro que se llevaban sus pertenencias personales, sin olvidarse de las fotos de la esposa e hijos, esa que dice papá no corras. Buena gente la agüelita.

Por eso del gasto institucional, dado que dicen que la crisis es mundial, le habían retirado el carnet de autobús para jubilados. Hay que ahorrar de donde sea. A la altura de la avenida Leniu, el policía había parado a un conductor. Menuda bulla le estaba echando, pero con educación. Al final pudo escuchar como le advertía que no se podía circular a más de 25 kilómetros por hora en las calles de la ciudad y a 95 por las autopistas Y la verdad, es que van como locos. Ahí tienen los rusos otra gran fuente de financiación, o sea ahorro a la vista. Al terminar la charla, le saludó militarmente y el conductor arrancó poniéndose de nuevo el cinturón. El pobre reno comenzó de nuevo a trotar cual caballo percherón. Mucho se estaba hablando de Lenin en la ciudad por parte del ejecutivo, la importancia de la crisis, de las bajadas de sueldos, de la congelación de pensiones, de la reestructuración de la cajas, de millones de parados, del diferencial como el bono alemán, si bono, por las nubes, por las miles y miles de empresas cerradas, tenía y tiene una importancia relativa. Se barajaba la posibilidad de trasladar el cuerpo a un panteón familiar en su ciudad natal, Simbirks, para no ofender la memoria de millones de rusos. Algunos, dentro del ejecutivo, platearon la posibilidad de volar el mausoleo, y si llegara el caso, con Lenin dentro. Otros, ligeramente más radicales, incluso volar la plaza roja de Moscú. Con dos y un palo. El paro, iba a bajar de forma drástica y la economía tendría un alzamiento significativo. Vaya, que palabra tan mal sonante, alzamiento.

Nada le dijo a su hijo Sasha ni a su esposa Irina, ni referente al “incidente” de su nieta ni tampoco al problema con los inspectores. Pero la tenían pillada. Más pìllada que un fumador echando un cigarro en un bar. O pagaba o todos a la calle. Decidió llegarse a ver a su vecino con el cual le unía una gran amistad por mediación de su difunto marido y le explicó el tema. El vecino, Vladimir, a lo mejor podía interceder por ella. Era policía. O militar, o policía militar. O militar policía, nunca llegó a saberlo con exactitud. Mientras su hijo continuaba con su mujer buscando trabajo por la ciudad, subió a ver a Vladimir que vivía en el cuarto. Se encontraba barriendo el pasillo comunitario. Cosa rara ya que tenían contratada a Valentina, la que limpiaba todos los pisos y el portal. Le comentó con detalle lo que había ocurrido y él generoso se dispuso a echarla una mano. Al día siguiente a primera hora de la mañana comenzó, Vladimir, por lo más sencillo, que era ayudar a la familia con lo básico. La comida. Se fue al supermercado e hizo la compra. Un mogollón de rublos en comida para la familia de Tatiana. Al pasar por caja, la responsable sumó el precio de todos los productos y le dijo la cantidad. Vladimir le enseñó el distintivo de su trabajo. Pero la cajera se limitaba a hacer su trabajo.

Y Vladimir habló.

.- Mire usté, soy seudo militar, o seudo policía, tengo mucho honor, y mucha disciplina, y pertenezco a un cuerpo que es el más valorado por la comunidad y en el que los rusos más confían.

Ahora habló la cajera. No se quiso extender en palabras ni tampoco hacer un discurso dadas las circunstancias. En casa era otra cosa, no callaba y tenía a su marido hasta los mismísimos, pero al no tener amistad con el cliente y además como su trabajo era a horas, vamos que hacia 8 y cobraba 4, no se quiso complicar la vida. Ni el puesto.

.- ¿Y?.

Vladimir dejó todo lo comprado en el carro y salió por donde había entrado. No se llevó nada.

En el super no tragaron. Lo intentaría en el banco solicitando un crédito para avalar el pago de la deuda de su vecina con los inspectores. Fue recibido por el director. Explicó el caso.

.- ¿Ha traído toda la documentación?.
.- Sí, aquí la tiene.
.- Ya elevaré todo a mis superiores y le daremos una respuesta.

A media mañana, al director le dio un apretón y mientras se llegaba al baño, iba leyendo la documentación aportada por Vladimir. Al acabar la función no sabía que utilizar pues el papel habíase terminado. Miró con detenimiento todos los folios y eligió uno. Y no fue al azar. Era el Ciss. Con dos eses. El membrete era claro en la parte superior. Centro de Investigaciones Sociológicas Soviéticas. Así que, terminada la función y para no ver contaminada su propia producción, llamémosla productividad, el director tenía la convicción de que su acción iba a tener poca repercusión por lo que no iba a necesitar una explicación ante su piramidal dirección. Caso distinto de haber tenido, el Sr. Vladimir, una fundación, de esa manera hubiera habido una potenciación en la resolución de la reconciliación para la regularización y ulterior modificación de la cerrada posición. De ser así, tener fundación, no hubiera sido necesario acudir a él, seguro que tendría subvención. ¿A que sí?. ¿Ha quedado bien conjugada la conjunción?

La abuela Tatiana pudo hacer frente a sus responsabilidades tributarias pagando mes a mes pequeñas cantidades hasta que la deuda quedó finiquitada. Al menos quedó aliviada viendo el programa que la encantaba y que todos los años veía, y así llegó la canción más esperada para ella pues tenía algún antepasado hispano. Llegaba España. El título estaba bastante acorde con los acontecimientos vividos durante, de momento, casi siete años. Que me quiten lo bailao. Al menos la defendió dignamente. Nada que ver, profesionalmente, con el brikidans, el crusaito y el maikelllakson. Era una prueba, supongo, para ver el peso de Hispania en Europa. Acorde con los dirigentes, tampoco es cuestión de pedir más.

.- Jerónimo como te enrollas, y de Rasputín ¿qué?.
.- Ahora vamos con él.

Cuando acabó el festival cambió de cadena y se pasó a otra estatal. Comenzaba el debate. Unas pequeñas introducciones antes de pasar a saber la opinión de los contertulios. Comenzaron explicando el motivo de diversificar los fármacos genéricos, genéricos femeninos y genéricos masculinos. Gran importancia si señor. Un gran logro del ejecutivo. La co-presentadora hizo ahora mención a la ley de seguridad alimentaria, aprobada de nuevo por el ejecutivo, en relación a la ingesta por parte de los menores de gusanitos, nubes, chocolatinas, chicles y regalices. Otra gran apuesta de los mismos. Acojonante la medida. Continuó con la prohibición por parte de los menores de 18 años de consumir cerveza. Ole y ole. Ahora abordaban la donación, por parte del ejecutivo, de un edificio de 7.000 metros cuadrados a la organización altruista coco, con el señor de pajarita y viajes en barco para ya acabar con el problema que asusta y acojona a todos como puede ser la venta de bebés hace años.

El presentador-moderador del debate puso encima de la mesa la cuestión a debatir hoy. Era un tema peliagudo, complicado, de difícil resolución y que el ejecutivo llevaba varios meses intentando abordar y de hecho en el último consejo de ministros se discutió sobre el mismo. Rusia entera estaba expectante para ver cual era el devenir del asunto. Desde los Estados Unidos, los más pudientes seguían vía satélite el programa e incluso alguno se atrevió a pulsar el móvil para ver si le tocaban, a golpe de badajo, los tres mil eurillos por una llamada.

.- Alfonso, tienes la palabra. Una frase que resuma tu opinión y se breve por favor.
.- Gracias Jorge. Mi opinión al respecto es clara. Hoy prohíbo más que ayer pero menos que mañana.
.- María Antonia, tu turno.
.- Tú eres un fascista y un franquista.
.- Enrique, te toca.
.- No podría estar más de acuerdo con las palabras de mi compañera María Antonia.

.- Bueno, bueno, no entremos en descalificaciones y hablemos del tema que tiene en vilo a todo el país y que es la calidad del semen de los rusos. María Antonia comenzamos por ti de nuevo.

.- ¿Dónde estaba la derecha cuando comenzaron a perder poder adquisitivo los espermatozoides?.
.- Enrique adelante.
.- No puedo estar más de acuerdo con ella. ¿Dónde estaba el ex Aznarovich cuando el esperma comenzó a perder fuerza?. Fascistas, que sois todos unos fascistas.

.- Jerónimo vaya rollo que te traes. ¿Rasputín?.

Del camarada Rasputín mejor no hablar, ya que todo lo ve y todo lo escucha. No obstante, mejor buscar el gugel, no en tuiter ni en feisbuk, poniendo “el pene de Rasputín”. Personalmente me da más asco su cara que lo que salen en las fotos. A otros les encantará su cara y lo que sale en las imágenes. Gustos para todos. No obstante, mejor que hablar Jerónimo sobre él, si tiene la valentía que tiene que tener un hombre, que hable él, a solas o acompañado de su madre, con el hijo de Piñuel y le explique por qué quien asesinó a su padre tiene representación en un ayuntamiento.

Gracias Depeche por tus palabras. Tuve el ordenador estropeado hasta hoy.

Un saludo.
jeronimo
Capitan
Capitan
 
Mensajes: 430
Registrado: 03 Nov 2006, 02:00

Re: EL PENE DE GREGORIO.- 1ª Y 2ª Parte.

Notapor manpasju » 17 Jun 2011, 12:44

joer si es que hay cosas que me suenan......peor pagados y peor tratados


pagar en el carrefour con honor??????....mejor con euros limpios y no de fondos reservados
¡Qué buen vasallo sería si tuviese buen señor!
manpasju
Teniente Coronel
Teniente Coronel
 
Mensajes: 2437
Registrado: 10 May 2005, 02:00
Ubicación: CAMINO DEL DESTIERRO

Re: EL PENE DE GREGORIO.- 1ª Y 2ª Parte.

Notapor maloda » 08 Nov 2011, 18:45

sin palabras, impresionante. Enhorabuena
maloda
Capitan
Capitan
 
Mensajes: 217
Registrado: 09 Oct 2009, 11:31

Re: EL PENE DE GREGORIO.- 1ª Y 2ª Parte.

Notapor jeronimo » 08 Nov 2011, 19:11

[quote user="maloda" post="98159"]sin palabras, impresionante. Enhorabuena[/quote]


Saludos Maloda, pero mee ha quedado una duda y no pequeña precisamente.

¿Impresionado te has quedado al ver las fotos de "el pene de rasputín" y por ello sin palabras dando la enhorabuena al portador de tales atributos o por el contrario se la das a este humilde servidor público?.

Un saludo, es broma y te agradezco tus palabras.
jeronimo
Capitan
Capitan
 
Mensajes: 430
Registrado: 03 Nov 2006, 02:00


Volver a FORO GENERAL - VARIEDADES

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados