LA LEYENDA DEL ALACRÁN.-

Asuntos que no son de interés general ni objeto de debate... UN POCO DE TODO

Moderador: Administrador

Responder
jeronimo
Capitan
Capitan
Mensajes: 433
Registrado: 03 Nov 2006, 02:00

LA LEYENDA DEL ALACRÁN.-

Mensaje por jeronimo »

Un maestro oriental que vio como un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua pero cuando lo hizo el alacrán le picó. Por la reacción instintiva del dolor el maestro lo soltó y el animal cayó al agua de nuevo y comenzó a ahogarse. El maestro intentó sacarlo de nuevo y de nuevo el alacrán volvió al aguijón hacia la mano insertando la punta en la misma.

Alguien que había observado todo se acercó al maestro y le dijo:

.- Perdone pero es usted un terco. ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua le picará?.

El maestro respondió:

.- La naturaleza del alacrán es picar y eso no se puede cambiar. La mía es ayudar.

Entonces el maestro se ayudó de una hoja de roble que tenía junto a él y volvió a sacar al animal del agua consiguiendo salvarle la vida.

Conclusión: no cambies tu naturaleza si alguien te hace daño, sólo toma precauciones.

Es una simple historia que no recuerdo donde la pude leer y aquí queda plasmada.

Unos crean, otros destruyen. Unos suman, otros dividen. Unos aportan, otros retiran. Unos claudican, otros resisten. Unos ceden, otros insisten. Unos traicionan, otros guardan fidelidad. ¿Dónde está el límite?. ¿Hasta dónde llegaremos?. El tiempo lo dirá y, como se ha dicho, el tiempo es excesivamente corto o exageradamente largo dependiendo de quien sea el medidor. Incluido el ínclito Roldán, relojero contador, contador relojero de empleados antes de ser delegado del gobierno, ladrón y director, antes de ladrón, delegado y director, el que a la hora de contar los días que le quedaban, cantando, contando mentalmente el dinero alejado de él hurtado facinerosamente a nosotros y ensuciando el buen nombre de la Pilarica y el nuestro para salir de su cárcel de oro. Al fin y al cabo, cárcel. Unos muchos cotizan, otros desprecian pero no aborrecen lo cotizado por esos muchos para beneficio de otros pocos y por supuesto en favor propio y nunca de los cotizantes, siendo estos pocos los que portan usando a mansalva la visa oro sin ver ni un solo día el amarillento color del caliente sol tras una reja.

Actos televisados, actos radiados, actos publicitados en papel, actos cacareados a bombo y platillo. Caras compungidas, gestos delatantes, lágrimas confusas y lejanas en el tiempo y descaradamente distantes del momento, sentimientos recordados en tan reluciente momento y remotamente olvidados hasta el próximo acto o hasta la ejecución de otro nuevo acto, palabras huecas, palabras escupidas por lenguas viperinas de mentes retorcidas y con resultados hasta el momento nefastos, palabras falsas, palabras vacías que pretenden engañar y tapar únicamente el momento; palabras, actos, caras, gestos y sentimientos contrapuestos a quienes portan la verdad, su verdad y posiblemente nuestra verdad, y que en el fondo del alma, su alma y la nuestra, recordaban a los suyos y a los de todos no presentes aunque no fueran suyos. Faltaba la corona para darle más verosimilitud al acto aunque al parecer ya no se dejan engañar en este tipo de actos ni el infante mayor, ni las infantas menores ni por supuesto los coronados.

Los mismos, y las mismas, que momentáneamente se rasgan las vestiduras en actos televisados y radiados, nada hicieron antes de la ejecución del acto. Acto, mucho anterior en el tiempo, que para muchas madres fue único, acto que para muchas mujeres en calidad de esposas fue el último, acto que para muchos hijos fue el final de una infancia feliz al haberle arrebatado en dicho acto a quien mucho tuvo que ver en el mismo. Actores ajenos a la realidad cotidiana en la que millones de españoles se encuentran inmersos en su quehacer y mal vivir diario. Actores y “actoras” alejados de la sociedad, distanciados años luz, excepto durante los excelsos momentos de la “celebración” del acto, aislados física y moralmente de quienes donaron su vida para que estos actores y actoras pudieran llevar a efecto el acto en honor de pequeña multitud.

Mientras, los verdaderos culpables físicos, los intelectuales por otra parte, los amigos de los intelectuales con traje y corbata y finas maneras y los trombicúlidos de pelo cortado a tazón, se sientan en el fondo norte y en palcos blindados con ropa de gala el domingo aunque se juegue en sábado, cuando en Anoeta y San Mames suene el himno y anteriormente se han paseado por la bella Easo, el sórdido Bilbo y la fría Gasteiz jaleando a grito pelado siempre las consignas del mismo himno dadas por los asesinos de forma encubierta y en ocasiones descarada, encabezadas recientemente por varios jugadores de la reala, para que ellos mismos, los jaleados asesinos, el día de mañana vuelvan a la tierra idílica que les vio nacer y crecer y luchar, al único país verdadero, a su único pueblo, a la patria más antigua del mundo con identidad y Rh propios, con la finalidad de ser juzgados por tribunales autóctonos sin admisión de recurso superior y se vean cara a cara en la calle con las propias víctimas y, en casos actuales y otros venideros, se rían de ellas.

Los responsables del acto televisado, los del acto radiado y los del acto publicado en papel, posiblemente desconozcan uno solo de los nombres de los ausentes, quizá y sólo sea un quizá, ni siquiera el de pila, y únicamente se acuerden del apellido del Gendarme francés. Nerin. Es de suponer que los apellidos Trapero, Centeno y Piñuel por recordar a los últimos, sonasen a chino para ellos en el acto y fuera de él. Pardines y de él hacia acá, ni están ni se les espera. A los que estaban presentes, a los del grupo de enfrente y a los mixtos, nosotros los homenajeados como Cuerpo, hicimos y hacemos lo que siempre hemos querido evitar y es sencillamente colocar los cuerpos, profesionalmente hablando, en posición decúbito prono, y a decúbito supino dentro de los féretros nos los cambian por cuestiones de imagen. Nunca tengo la cifra exacta en la mente, creo que 208 cuerpos cercenados a manos de estos asesinos, sin contar otros dos, José María y Abraham finiquitados por manos bastardas, manos manchadas con el mismo color de sangre y mentes igualmente enturbiadas por la sin razón, con sentimientos similares de odio hacia las víctimas aún desconociéndose entre si y estando distanciados por miles de kilómetros.

Uno de los doctores del equipo médico que atendió a Irene Villa y a su madre es familiar directo mío. No quiero protagonismo alguno, vaya eso por delante. Eminente cirujano plástico en la actualidad e imberbe Mir cuando fueron atendidas. Ambas viven hoy en día. ¿Quién no recuerda las imágenes de una cría de 12 años con las piernas barridas, cortadas en jirones, sesgadas, cercenadas, intentando auparse del frío asfalto en una mañana madrileña?. Ni una sola palabra de odio, ni una sola palabra pública de resentimiento o rencor ha salido de la boca de aquella niña incluso al paso de pubertad a juventud, ni tampoco de su madre, Dulzura pura me contaba el cirujano. Dándole gracias a Dios, la niña a su madre, por encontrarse ambas vivas. Pudiera ser un caso aislado, pudiera ser, pero no lo es. Rozando las mil víctimas y ni una sola familia ha tomado la venganza con sus limpias manos ni mano alguna ha empuñado un arma. Lo mismo, a ese nivel y con cinco niñas muertas pasó en Zaragoza, Vic, con otros cinco niños fallecidos, aparte de los adultos en ambos sitios. ¿Recordamos Hipercord?. ¿Recordamos a Miguel Ángel Blanco?.¿Generosidad…hasta cuándo?.

El primero ya ha pasado frente a las cámaras de televisión teniendo a sus espaldas 29 asesinatos. Dice estar arrepentido. Pudiera ser. Eso queda para sus adentros y que sea Dios quien le juzgue interiormente. Los juzgados por el hombre, los actos, le llevaron a estar 7 años fuera de juego dentro de prisión. Su compañera de andanzas ha sido acercada, al parecer la ley lo permite. Es de suponer que en breve, veremos cómo y quién cualifica la brevedad, siga el mismo camino que el anterior. Inmediatamente antes de las municipales o tras ellas. Por razones ajenas a su voluntad bajó la cifra, “solamente” 23 asesinatos y la condena más de dos mil años. En concreto 2.114. Entre esos 23, doce de una sola vez y casualidades de la vida al igual que el primero, el televidente, la calle República de Santo Domingo vuelve a relucir. El otro colega de fechorías, 25, se desconoce donde se encuentra. Se rió, si es que sabe hacerlo, de todos los españoles con esa cara de cínico y esos ojos asesinos. También anduvo por la misma calle o aledaños. Casualidades de la vida de nuevo. Únicamente son cifras, cifras lejanas, olvidadas y frías para la mayoría del pueblo, español, pero las cifras siempre traen recuerdos a la familia de quienes fueron partícipes de ellas. ¿A cuánto sale el muerto?. Al parecer, por tacadas, al por mayor, bastante barato.

Su jefe, el de todos ellos, primero asesino, más tarde parlamentario, vasco fiel guardador de los derechos humanos en su tierra y de los suyos y elevado a tan misericordioso cargo por sus amigos de finas maneras interlocutores de reuniones secretas y no tan secretas, tiene cáncer terminal de estómago. Únicamente le deseo, aquí si hablamos de generosidad directa, que sean muchos los años que viva ya que el cáncer no suele tener color ni mentalidad patrióticas, y que los pase donde ahora se encuentra, ya que de ser traído a España sería otra boca más a comer y siendo eso importante, más lo sería al convertirse en otro mártir de la causa, como lo fue el ahora fugado y entonces trasladado en la ambulancia de la vergüenza a Euskal Herria, tras la foto subiéndose el bañador enseñando las esqueléticas piernas simulando a un prisionero judío internado en campo de concentración alemán, vociferando él y los suyos, los trajeados de finas maneras y los trombicúlidos, el acogerse al status de prisionero político, para él y los suyos, mientras los mismos y mismas responsables del reciente acto se bajaban los pantalones para vergüenza del mundo entero y más importante, nuestra.

Casualidades que el arrepentimiento venga siempre precedido de tantos inocentes metidos en ataúdes. Casualidades que todos acaben en la misma cárcel, Langraiz para unos, Nanclares para otros, y con las mismas condiciones penitenciarias. En este escenario los actores principales siempre son dos. Asesinos y víctimas.. Los primeros ya se vienen retratando desde la creación de la organización. Porque todos los indicios apuntan a que no es una banda de asesinos ¿verdad José Luis, verdad Josep Lluis?. Y el resto somos los demás, sobremanera nosotros por el número. 208, creo recordar de nuevo. Pero siempre hay un denominador común. Nosotros humanamente, a los asesinos poco les importamos, salvo acrecentar el odio que llevan dentro. A nosotros y es una opinión, los asesinos únicamente nos deben de interesar como profesionales que somos, dejando aparte cualquier otro tipo de consideraciones personales o corporativas. De esta manera, al menos cuatro de los quince, hubieran pasado mejores “vacaciones de invierno”.

Reuniones secretas. Reuniones pactadas. Reuniones celebradas en lujosos despachos oficiales protegidos por policía propia, policía propia, desde su nacimiento y hasta hace poco, comandada por comisarios políticos ordenando únicamente detenciones de quemadores de cajeros y tiradores de cócteles molotov, retransmitiendo las reuniones con televisión propias y estatales. Reuniones a tres bandas, reuniones bilaterales. Reuniones que aparentan acercar distancias y alejan sentimientos. Pero aquí los sentimientos públicos, televisados y radiados y publicitados no tienen ni cabida ni importancia. Reuniones con actores internacionales en países europeos venidos de la tierra de Nelson Mandela para incrementar sus bolsillos en cifras impensables para las familias de los metidos en ataúdes. Hombre, Nelson, que pasó día a día, mes a mes y año tras año 27 veranos con sus 27 primaveras, 27 otoños 27 inviernos, unos tras otro detrás de los muros de la prisión. Desconozco si este hombre tenía acceso directo a champán y langostinos los días que estaba contento y riéndose de lágrimas ajenas.

Sociedad callada, sociedad aletargada. Niñez colegial y juventud académica inoculada con el veneno de la mentira, de las mentiras, con el veneno de la territorialidad, con el veneno de la independencia no conseguida por los invasores extranjeros, incluidos los franceses. Sociedad mentida hasta la saciedad en las universidades sobre los bombardeos de Guernica que se llevaron a efecto al acallar a todo un pueblo. Jueces propios que juzgan y condenan a Fuerzas de S. del Estado en plena detención de gudaris con explosivos en la mano y dos muertes inocentes. Jueces disputándose el chocolate del loro, minimizando informes venidos siempre del mismo sitio o incluso anulando los mismos. Personas ¿desconocidas? utilizando el teléfono móvil para avisar al hombre de traje y finas maneras momentos antes de producirse su detención. Jueces estrella abandonando momentáneamente la toga para exhibir sus conocimientos pagados con dineros de otros. Muchos son los condicionantes en esta historia. Pero siempre los actores principales, dos. Asesinos y nosotros.

Acabo ya, aunque muchas cosas quedan para seguir contando. Veremos cuando el alacrán quedará sedado y sirva solo para estar encerrado en una jaula de grillos sin posibilidad de retomar la picadura y por otra parte cuando el maestro deje de tenderle la hoja de roble para volver a reflotarlo. Aunque me da que el maestro todavía no se ha licenciado en estas artes y todavía se ha quedado y se quedará en un mal alumno. El tiempo lo dirá.

Sea como sea, considero que a los asesinos les importamos un huevo, a los responsables del acto televisado, radiado y publicitado en papel el otro, cuando ya estamos metidos en ataúdes. Cuando estamos al frente de nuestros servicios, cumplimiento como los primeros, les importamos a los responsables, menos todavía. Pero eso, ha de cambiar. Tarde o pronto y con muchos cadáveres, y no por los asesinos, en el camino, ha de cambiar.
Saludos

Avatar de Usuario
depeche
Coronel
Coronel
Mensajes: 6243
Registrado: 21 Nov 2005, 02:00
Ubicación: en primera linea luchando contra los tiranos y sus bufones

Re: LA LEYENDA DEL ALACRÁN.-

Mensaje por depeche »

¿por que no cogio un hoja en el primer salvamento?, ¿quizas le viene grande el llamarse maestro no? :lol:

por cierto, mi naturaleza es colchonera, aunque dicen que es militar, yo hubiese cogido un palo para salvarlo, aunque dudo que lo hiciese, odio a los escorpiones, no me preguntes por que, por que nunca me han picado, pero los odio.

un abrazo jero, me lo copio.
"Rebelarse es el más sagrado de los derechos y el deber más indispensable." Marquis de La Fayette.



"EL unico simbolo de superioridad que conozco, es la bondad"

jeronimo
Capitan
Capitan
Mensajes: 433
Registrado: 03 Nov 2006, 02:00

Re: LA LEYENDA DEL ALACRÁN.-

Mensaje por jeronimo »

[quote user="depeche" post="88500"]¿por que no cogio un hoja en el primer salvamento?, ¿quizas le viene grande el llamarse maestro no? :lol:

por cierto, mi naturaleza es colchonera, aunque dicen que es militar, yo hubiese cogido un palo para salvarlo, aunque dudo que lo hiciese, odio a los escorpiones, no me preguntes por que, por que nunca me han picado, pero los odio.

un abrazo jero, me lo copio.[/quote]

En el primer salvamento, el ficticio maestro pensó que el alacrán era una linda y colorida mariposa que volando volando se trasladaba de flor en flor recogiendo el néctar. La segunda legislatura, ya nos hemos encargado los Guardias Civiles de que asimile el mal maestro que lo que él consideraba una mariposa, -yo de pequeño las llamaba maricosas- pasaría tras contemprarla detenidamente, que la mariposa se había transformado en alacrán y por arte de magia, en serpiente.
Éste no aprende ni a la de tres. Y mientras él no aprende, nosotros a poner más muertos y a restarnos sueldos, medios, horarios partidos, olvidándose de las escalas, etc, etc. Mal alumno, por consiguiente mal maestro. Ojo con el sucesor, ese estudió con los monjes budistas, los salesianos, hace artes marciales, sabe latín, griego y mozambiqueño y lo más importante, coje escorpiones con la mano cuando le conviene y se los echa a la sopa. Ese si que sabe. Aunque sepa...qué nefasto es para nosotros. ¿verdad Kuai-Chang-Key, pequeño saltamonetes de Solares?.

Un saludo Depeche y te sigo debiendo una.

LINCE5
Capitan
Capitan
Mensajes: 171
Registrado: 19 Ene 2009, 13:32

Re: LA LEYENDA DEL ALACRÁN.-

Mensaje por LINCE5 »

[quote user="depeche" post="88500"]¿por que no cogio un hoja en el primer salvamento?, ¿quizas le viene grande el llamarse maestro no? :lol:

por cierto, mi naturaleza es colchonera, aunque dicen que es militar, yo hubiese cogido un palo para salvarlo, aunque dudo que lo hiciese, odio a los escorpiones, no me preguntes por que, por que nunca me han picado, pero los odio.

un abrazo jero, me lo copio.[/quote]

TEXTO SUPRIMIDO, por estar íntegramente escrito en letras mayúsculas.
Normas del foro

El administrador
A veces es mejor no enterarse de ciertas cosas.

Piratabcn
Teniente Coronel
Teniente Coronel
Mensajes: 1306
Registrado: 15 Nov 2005, 02:00
Ubicación: ¡¡¡ NO A LA RETENCIÓN Y BAJADA DE SUELDO A FUNCIONARIOS !!!

Re: LA LEYENDA DEL ALACRÁN.-

Mensaje por Piratabcn »

Amigo y compañero Jerónimo,...¡¡¡ Fenomenal exposición !!!, no puedo añadir más, salvo que eres genial en tu prosa.
Un fuerte abrazo.
¡¡¡UNIDAD DE ACCIÓN DE TODAS LAS ASOCIACIONES DEL CUERPO!!!

LINCE5
Capitan
Capitan
Mensajes: 171
Registrado: 19 Ene 2009, 13:32

Re: LA LEYENDA DEL ALACRÁN.-

Mensaje por LINCE5 »

[quote user="depeche" post="88500"]¿por que no cogio un hoja en el primer salvamento?, ¿quizas le viene grande el llamarse maestro no? :lol:

por cierto, mi naturaleza es colchonera, aunque dicen que es militar, yo hubiese cogido un palo para salvarlo, aunque dudo que lo hiciese, odio a los escorpiones, no me preguntes por que, por que nunca me han picado, pero los odio.

un abrazo jero, me lo copio.[/quote]



Depeche te decia, ahora en minisculas por la censura, que vosotros los colchoneros, teneis mucho que ver con la fabula, tanto que prefeririais descender antes de que os ayudara el Madrid a permanecer en primera.

Ese tipo de Escorpión nunca cambiara, es su naturaleza, siempre clavara el aguijón a la rana aunque le ayude a pasar el rio y con ello mueran los dos.

La frase con la que me quedo del texto "sociedad callada, sociedad aletargada"
A veces es mejor no enterarse de ciertas cosas.

Piratabcn
Teniente Coronel
Teniente Coronel
Mensajes: 1306
Registrado: 15 Nov 2005, 02:00
Ubicación: ¡¡¡ NO A LA RETENCIÓN Y BAJADA DE SUELDO A FUNCIONARIOS !!!

Re: LA LEYENDA DEL ALACRÁN.-

Mensaje por Piratabcn »

Muy buena frase, entre otraas, como todas las enseñanzas que salen de los post de Jerónimo...¡¡¡ Jerónimo for President!!!
Un saludo.
¡¡¡UNIDAD DE ACCIÓN DE TODAS LAS ASOCIACIONES DEL CUERPO!!!

Responder