Union Oficiales Union Oficiales Guardia Civil
Regístrarse | Acceso Usuarios
Nombre de Usuario (Nick):
Contraseña:
Identificarme automáticamente en cada visita
Cerrar
Asociate
NOTICIA
 
13-06-2017 - Dirección - Union de Oficiales

Carta abierta al Coronel Morales, vocal de APROGC
Carta abierta al Coronel Morales, vocal de APROGC
 
Quede claro ante todo, mi Coronel que siento un alto aprecio por usted, como persona y como profesional, me consta que ha sido y es un buen mando de la Guardia Civil, actualmente al frente del Sector de Tráfico de Madrid. Hoy le escribo esta carta abierta como vocal del Consejo de la Guardia Civil al que ambos pertenecemos. De vocal a vocal.  
 
Hace unos días nos cruzamos en el patio y tuve la oportunidad de felicitarlo por su ascenso. Me acompañaba ese día el Capitán Montes perteneciente a la ESO como usted. Y recordará que me dijo que teníamos que hacer un esfuerzo por intentar trabajar juntos y unir fuerzas.
 
Unos días más tarde corrió por las redes sociales una iniciativa que pretenden varios capitanes y tenientes de la actual ESO. Pretenden recurrir y anular los cursos de complementos de formación, porque consideran que no tienen una carga suficiente y que la Guardia Civil verá perjudicada la calidad de sus servicios, lo que podría hacer que dejase de estar entre las instituciones más valoradas.
 
Animado por sus palabras, esas de comenzar a trabajar juntos, decidí escribir una carta abierta, que no iba dirigida ni citaba a persona ni asociación concreta para invitarles a dar un giro y ser constructivos, tratando de orientar a estos oficiales sobre la viabilidad de su iniciativa. Y como soy de promoción interna y mi formación y mis argumentos pueden ser cuestionados se me ocurrió pedirlos prestados a la Audiencia Nacional, al Tribunal Supremo y al Tribunal Constitucional que analizan la viabilidad de similares cursos en el seno de las Fuerzas Armadas. Esa doctrina hace que el recurso que pretenden sea prácticamente inviable y lo único que logre sea ahondar la fractura y generar desilusión en esos oficiales aparte de suponerles un gasto notable si son condenados en costas.
 
Con todo este lío de la integración, aunque siguen existiendo diferencias de expectativas profesionales de unos y otros, éstas son más reducidas y estamos consiguiendo sentar las bases para fortalecer la unión jurídica (aunque tarde un tiempo en consolidarse) y afectiva, que es otro de los retos que tenemos por delante del colectivo de oficiales.   Y yo, sinceramente, mi Coronel, creí que estaba usted en esa línea, pero ya veo que no. Que está usted a favor de descoser lo que otros con mucho esfuerzo vamos tejiendo. 
 
Ha escrito usted una  carta, mi Coronel,  con una rara prosa y lenguaje confuso, porque aunque el lema de su asociación sea “hablando claro” dicen cosas como:  “No nos equivoquemos. APROGC acepta el curso. Sí. Pero así, no.” Nos dejan claro en su carta y escritos que están y han estado en contra de la integración, pero sí aceptan el curso, que sí pero que no.
 
Días más tarde, APROGC publica un par de notas  en su portada (también corren por las redes): Una viene a ser un resumen de su carta y otra reafirma su postura anti-integradora, reiterando que hay una devaluación de la formación, que los cursos supondrán la pérdida de calidad de la Guardia Civil, que ustedes no participaron en  la Ley de Personal...  
 
Dice APROGC en su comunicado:
 
“ Por alguna razón que ignoramos la Subdirección General de Personal y UO han hecho un modelo de integración a gusto de esta última, como así han dejado claro a través de sus comunicados en los que han presumido de relaciones preferentes y en los que daban cuenta, al margen de los cauces reglamentariamente establecidos, de cualquier detalle sobre la integración”
 
Mi Coronel, sabe perfectamente que el modelo de integración está contemplado en la Ley de Personal 29/2014, aprobada por las Cortes Generales. Ya nos gustaría a UO poder escribir la Ley pero reconocemos nuestra modestia. Nosotros intentamos en su día que la ley fuese diferente y mejor, mucho más integradora, pero llegamos hasta donde llegamos.
 
Cuando el Partido Popular ganó las elecciones, su gobierno se encontró con un proyecto del anterior gobierno guardando polvo en el cajón. El nuevo gobierno se comprometió a sacarlo, a tramitarlo y mejorarlo mediante enmiendas en vía parlamentaria.  Y nosotros estuvimos ahí, trabajando para conseguir mejoras. No era el proyecto que queríamos pero estuvimos trabajando para, dentro de nuestras posibilidades, mejorarlo.
 
¿Por qué no estaba APROGC ahí?   Dice, mi Coronel, su carta:
 
Pero nunca, tampoco, APROGC se ha puesto de perfil ante la situación. No estuvo presente cuando se aprobó la Ley, no existía; y tampoco en los primeros pasos de la norma que la desarrollaba, no tenía representación en el Consejo. Pero eso no ha significado un allanamiento, sino más bien al contrario, una motivación extra para lograr aunar esfuerzos que limaran, en lo posible, tanto entuerto”.
 
Podemos recordar que la Ley se aprobó en noviembre de 2014 y las elecciones al Consejo fueron en mayo de 2013 obteniendo APROGC el vocal de la ESO. Tuvieron más de un año para interactuar e intentar conseguir mejoras a través de las enmiendas parlamentarias, como hizo la Unión de Oficiales.
 

 
Ustedes,  APROGC,  se limitaron a observar desde el sillón, creyendo que las cosas caen solas, y no movieron ni un dedo, no bajaron a la arena, no propusieron ni una enmienda:
 
 
 
 
 
La Unión de Oficiales, en trámite parlamentario consiguió garantizar una plantilla mínima tanto para los oficiales NEO como para EOx –disposición transitoria novena- (no pudiendo  lograrlo para los facultativos); y entre otras cosas estuvimos peleando (sin vuestro apoyo) para que el ascenso a Coronel no fuese a dedo y  se mantuviese el sistema de antigüedad-clasificación para que no se viesen limitadas las expectativas y quedase truncada la carrera de ningún oficial
 
 
pero APROGC que sí existía (aunque lo niegue) no se mojó y lo único que ha hecho ha sido marear la perdiz con algunos escritos, sobre todo solicitando información a la Dirección General mientras que los demás se batían el cobre intentando arrancar mejoras a través de los grupos parlamentarios.   Y ahora vienen los lamentos al ver cómo afecta a las expectativas profesionales la irrupción del sistema de ascenso por clasificación y el ascenso a Coronel por libre designación. Suerte ha tenido usted de ascender unos meses antes de la puesta en marcha de este nuevo sistema.  Esa es la realidad que, mi Coronel, debería contar en su carta a unos oficiales, jóvenes, que creen erróneamente que su competencia son los viejos oficiales de otras escalas o que el retraso que vienen sufriendo en sus ascensos está motivado por un proceso de integración que a día de hoy no ha comenzado. 
 
Tanto en su carta como en las notas de APROGC insisten en el error de que la finalidad de los cursos es equiparar una formación entre unos y otros, cuando la Ley, dice literalmente que esos cursos  “tengan como finalidad incrementar sus capacidades y conocimientos y proporcionarles, en su caso, la equivalencia de titulación académica que se determina en el apartado 3 de la disposición transitoria décima de esta Ley”. En ningún momento habla de equiparación, como ya ha explicado la doctrina judicial con ocasión de la integración en las FAS.
 
En su carta desacredita los cursos, y con ello a quienes los están y los han cursado. También desacredita a quienes son los responsables de cómo se imparten (el Coronel Director, el Jefe de Estudios, el Comandante coordinador), y a todos los que en realidad son los verdaderos artífices de la Ley y de la norma que rige los cursos de formación (desde el DAO, Subdirector de Personal, técnicos de la Secretaría Técnica de la Subdirección de Personal, mandos de Estado Mayor, etc.) y todos esos contra los que tira piedras, mi Coronel, son oficiales y de su misma escala. Y siento decirle que no comparto su crítica. En la Academia nos hemos encontrado con un magnífico equipo directivo, y un excelente plantel de profesores.  ¿Es a ellos a los que imputa las irregularidades de las que habla en su carta? al decir ““¡Cuántas irregularidades van a haber que hacer para facilitar, tan suavemente, la integración forzada de unos en detrimento de otros muchos, premiando a un grupo concreto por su “lealtad y arrogancia”!” 
Y para desacreditar la calidad de los cursos de complemento de formación dice su carta, mi Coronel:
 
Y de eso no se ha hablado en ese barco del que alguien pretende hacer caer a tantos. Hay asociaciones que siguen negando con desfachatez la validez de un curso que hasta en el día de su presentación, quien presidió su inauguración ya prometió que nadie suspendería… es cierto que somos de las instituciones con más alto nivel de formación en sus cuadros de mando, de entre las de la Administración, pero que nadie suspenda nada, y que se le regalen títulos, capacidades, méritos,…,”
 
Es que usted, mi Coronel, no acaba de creerse lo que ha escrito, me refiero a eso que de  que somos de las instituciones con más alto nivel de formación en los cuadros de mando, pero es así.  Por eso  la generalidad de los cursos de la Guardia Civil acaban con el aprobado de todos los alumnos y con muy buenas notas.   
 
La calidad de los oficiales de la Guardia Civil está fuera de toda duda. Ante esa falta de rigor y calidad de los cursos de la que hablan, nosotros, en nuestro ánimo de ser objetivos y constructivos le mostramos otro documento:
 

Pero pese a esa afirmación suya sobre que se aprueban los exámenes incluso presentándolos en blanco, mi Coronel, permítame que le rebata nuevamente no con palabras sino con documentos. Si quiere usted ganar esa demanda tendrá que engañar al Juez, porque los documentos no dicen lo mismo:
 
 
 
En su carta, tanto como en las notas de APROGC, dicen que están en contra de los cursos de integración, porque los consideran insuficientes, dicen que no equiparan la formación, y animan a los tenientes y capitanes que quieren recurrir la Orden Ministerial que regula los cursos. Como todos sabemos, las características de esos cursos, su plan de estudios, la carga lectiva y número de créditos en cada modalidad,  el proceso de convalidaciones, etc., está regulado en la Orden Ministerial (Orden Pre/2840/2015)   ¿Por qué no les cuentan la verdad a esos tenientes y capitanes a los que hoy les animan a recurrirla?
 
¿Por qué no les cuentan que la Orden Ministerial que critican y que  regula los cursos  se aprobó con el único voto favorable de una asociación?, ¿adivina cuál es? La suya mi Coronel, APROGC.    (Acta del Consejo de fecha 24 de marzo de 2014)
 
 
Respecto a la crítica que personalmente me hace por renunciar al curso antes de su finalización como han hecho muchos otros, ¿sabe por qué lo he hecho?  Porque la Ley y la Orden Ministerial (aquella OM sobre la que ustedes votaron a favor) permite que se pueda renunciar.
 
Me critica personalmente, porque  como presidente de la Unión de Oficiales, he sido durante años promotor de la integración de escalas y, a punto de finalizar el curso, renuncié a la integración, como han hecho otros muchos oficiales. La Ley y la Orden Ministerial que solo APROGC votó a favor lo permite y cada uno, en función de su edad, escalafón, etcétera, debe tomar la decisión que entienda que menos le perjudica. No hemos engañado ni dicho a nadie si tenía que integrarse o no. Cada uno es libre de tomar su decisión. Si la integración no es obligatoria para todos habrá que decírselo a quienes escribieron y aprobaron la Ley. Igual si APROGC hubiese bajado a la arena habríamos conseguido un mejor proceso de integración.
 
También estamos en algo que beneficia incluso a quienes nos critican y quieren cargarse los cursos, y con ello el mismo proceso de integración.  Para que los oficiales  integrados en la nueva escala de oficiales no salgan perjudicados estamos trabajando en positivo, intentando que todos los oficiales que queden integrados por delante del último que se integre con CACES o habilitación CACES tenga posibilidades de hacerlo en las mismas condiciones. Y para ello hemos recurrido la actual convocatoria del CACES manteniendo que el número de convocados es insuficiente y que debe incrementarse.  Eso es trabajar en positivo.  La Unión de Oficiales actúa con el ánimo de ir consiguiendo mejoras. Por lo tanto mi Coronel, frente a sus palabras nuestros hechos.  Es la Unión de Oficiales la que está litigando en ese asunto y que podría suponer que 63 capitanes procedentes de la ESO realizasen  el curso CACES como hasta ahora, en lugar de estar avocados a un concurso oposición (prácticamente entre ellos mismos)  para el nuevo curso de capacitación de Comandante y que también pelearemos para los capitanes procedentes de EO que estén en la misma situación.   Recurrir la Orden Ministerial que regula los cursos de complementos de formación no les va a librar de esas pruebas. El recurso interpuesto de la Unión de Oficiales, si lo ganamos, (aunque tenemos la oposición de la Administración –que es más fácil vencer desde la unión-) sí les libraría.
 
 
 
De todos modos, tengo que reconocerle que en cierto modo entiendo su postura, su escrito y el de su asociación. Se acercan las elecciones y no tienen nada que ofrecer ¿qué han conseguido en estos cuatro años en el Consejo?  Es normal que intenten desacreditar los logros de los demás. 
 
Es curioso cuando afirma casi al final de su carta que “No queden mermadas las expectativas de ninguno de los llamados a ser componentes de esa Nueva Escala de Oficiales”.  Una vez más le invito a que no engañe a los oficiales de la ESO y les explique por qué en una de las alegaciones de APROGC al proyecto de RD de plantillas piden que para la Nueva Escala de Oficiales para los empleos de Cte hacia arriba se reduzcan los componentes a 600. APROGC pedía que de cerca de  800 oficiales de empleos de Cte y superior que constituirán  la Nueva Escala, quitasen 200 empleos, para convertirlos en empleos de  Teniente Y Capitán   ¿Eso es defender los intereses de los oficiales? 
 
 
 
 
(...)
 
 
 
 
 
También entiendo y respeto que haya quienes guardan cierto recelo hacia la Unión de Oficiales. Estos últimos años han sido muy duros, y la fractura que generó la separación de escalas en el año 1998 (cuando la Unión de Oficiales no existía) necesita de un importante esfuerzo de todos. Hemos dado un primer y esencial paso logrando el acercamiento entre las expectativas profesionales de los oficiales que permitirá seguir avanzando en la cohesión, logrando de mejoras comunes y presentando una defensa sólida frente aquellos que se dedican a atacar indiscriminadamente a los oficiales o a la Guardia Civil.
 
Estamos demostrando cómo se consiguen las mejoras, seguramente modestas, posiblemente pequeñas, pero siempre hacia delante, siempre en positivo,  haciendo que  los oficiales  en esta asociación se sientan respaldados y protegidos ante los problemas que les afectan.  
 
Acabo con una reflexión, mi Coronel.  APROGC se pone de parte de los oficiales que quieren recurrir la Orden Ministerial, estos que están recaudando dinero para interponer un contencioso contra la Orden Ministerial que regula los cursos. También defiende que los primeros de cada  promoción se reúnan con el Director General representando a cada una de las promociones y saltándose la Ley Orgánica de Derechos y Deberes. Permítame que le haga una pregunta: ¿para qué vale entonces APROGC?
 
Como le dije al principio, al margen de cualquier cuestión asociativa, siento gran respeto por usted, mi Coronel, al que considero un gran oficial y, públicamente, le deseo mucha suerte en su nuevo destino.
 
Francisco García Ruiz
Presidente de Unión de Oficiales (UO)
 

 

 

 
© Unión de Oficiales Guardia Civil Profesional (2013) - Aviso Legal - Política de Privacidad - Política de Cookies - Síguenos en las redes sociales:        

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Cerrar Ventana / Más Información