Union Oficiales Union Oficiales Guardia Civil
Regístrarse | Acceso Usuarios
Nombre de Usuario (Nick):
Contraseña:
Identificarme automáticamente en cada visita
Cerrar
Asociate
NOTICIA
 
31-07-2017 - Guardia Civil - Tecnologias

El capitán de la Guardia Civil de Cantarranas (Valencia) fue investigado por ser un mando responsable y comprometido con su misión.
El capitán de la Guardia Civil de Cantarranas (Valencia) fue investigado por ser un mando responsable y comprometido con su misión.
Hace unos meses leíamos en la prensa uno de esos titulares llamativos. “Imputan al capitán de la Guardia Civil del Cuartel de Cantarranas por tráfico de drogas”.  Casi nada la imputación para un miembro de la Guardia Civil. Cualquier persona puede imaginar el jarro de agua fría que esto puede suponer no solo para el afectado sino para su propia familia.
 
Meses más tarde se sobreseyó la causa respecto al Capitán (continuando para el resto de investigados) y  el titular del mismo medio fue: “La denuncia del capitán no llegó a Asuntos Internos”, explicando con tibieza lo que verdaderamente había ocurrido.
 
Ante la tibieza de los medios de comunicación y de los órganos de comunicación de la propia Guardia Civil por aclarar que el capitán no estaba implicado en trama alguna de tráfico de drogas, la Unión de Oficiales (UO) considera necesario explicar lo ocurrido y  despejar cualquier duda sobre la profesionalidad y honorabilidad del capitán de la Guardia Civil de la Compañía Puerto-Aeropuerto de Valencia.
 
Resulta que tras ser destinado el capitán al cuartel de Cantarranas recibió la visita de un guardia civil retirado con el que había compartido destino años atrás. El capitán lo recibió con el respeto que merecen todos los compañeros retirados que habitualmente tratan de seguir manteniendo una buena relación con el acuartelamiento donde fijan su residencia tras jubilarse. Tras esta visita el guardia civil retirado le llamó varias veces por teléfono para poder quedar a tomar un café en el cuartel.
 
Todas las visitas le parecieron dentro de la normalidad hasta que en marzo de 2016 el capitán tuvo conocimiento de que el guardia civil retirado, supuestamente, quiso sobornar a un guardia civil de la Sección Fiscal del puerto-aeropuerto.  Inmediatamente el capitán, por escrito,  puso los hechos en conocimiento de sus superiores que, además, deberían elevarlo hasta los escalones y servicios pertinentes.  Sus superiores recomendaron al capitán (así consta en autos) que siguiera actuando con normalidad respecto a este guardia civil retirado porque si rompía las relaciones podría levantar sospecha y malograr cualquier posible investigación. Y así lo hizo el capitán, que siguió atendiendo las llamadas del guardia civil retirado para quedar con él a tomar café en el cuartel.
 
Por otro lado, el Servicio de Asuntos Internos mantenía una investigación abierta en la que  aparecieron las llamadas que el guardia civil retirado hacía al capitán para quedar con él, sin que hasta enero de 2017, fecha en que se explotó la operación, el Servicio de Asuntos Internos supiese que de esas reuniones entre  guardia y capitán tenían conocimiento sus superiores y la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Valencia, y que las mismas se mantenían por recomendación de la superioridad para evitar levantar sospechas que pudiesen malograr cualquier investigación.
 
No deja de resultar llamativo que habiendo informado el capitán del intento de soborno en marzo de 2016,  el Servicio de Asuntos Internos no tuviese conocimiento de la denuncia por parte del capitán  hasta  enero de 2017 (casi un año) y, hasta entonces, se le haya considerado sospechoso, teniendo que ser el  mismo capitán por entonces investigado  el que informase y pusiese al corriente al responsable de la investigación del Servicio de Asuntos Internos ante la descoordinación que  existió entre la Unidad Orgánica de Policía Judicial y el Servicio de Asuntos Internos.
 
El capitán ha tenido que soportar estar encausado, apareciendo en la prensa ante la opinión pública y ante su círculo de amigos y familiares como un sospechoso de narcotráfico, cuando no hacía otra cosa que cumplir lealmente con su deber y con las indicaciones de sus superiores para no entorpecer una investigación.  
 
Lamentamos que una vez concluida la investigación,  el Jefe de la Comandancia, a través de la Oficina de Prensa no haya dedicado el suficiente esfuerzo a restituir ante la opinión pública la honorabilidad de este capitán del Cuerpo que, tras lo soportado, merecería ser condecorado o compensado  de algún modo como muestra objetiva de reconocimiento a su profesionalidad. 

                   UNIÓN DE OFICIALES GUARDIA CIVIL PROFESIONAL

                             Una asociación de oficiales para oficiales
 
© Unión de Oficiales Guardia Civil Profesional (2013) - Aviso Legal - Política de Privacidad - Política de Cookies - Síguenos en las redes sociales:        

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Cerrar Ventana / Más Información